Protagonismo existencial y responsabilidad educativa